La escuela paga la deuda que tiene con "el extremeño"

Un curso del CPR de Talarrubias recrea y estudia la tradición literaria oral y escrita de la región como fuente de animación a la lectura

   

"La Lengua y la Literatura extremeñas como fuentes de animación a la lectura" es el curso que se ha celebrado en el Centro de Profesores y Recursos de Talarrubias con el fin de hacer un "viaje introspectivo" hacia leyendas, cuentos, romances, aromas y paisajes de Extremadura.

«Algunas cosinas», y no por terminar en ‘ina’ menos relevantes’ y sí expresado con un termino muy de aquí, nos cuenta para La Gaceta Extremeña de la Educación, uno de los ponentes que han participado en el curso ‘La Lengua y la Literatura extremeñas como fuentes de animación a la lectura’, Juan Rodríguez Pastor, gran conocedor de los cuentos populares de la región. Según Rodríguez Pastor, la reforma educativa «vino de algún modo a dar la razón a los profesores que veníamos utilizando la cultura tradicional como propuesta de actividad en el aula». Eso ocurre cuando recoge en el área curricular de Lengua y Literatura de la Educación Secundaria Obligatoria afirmaciones como que la enseñanza y el aprendizaje de la Lengua y de la Literatura están estrechamente vinculados a la realidad circundante, por lo que debe concederse especial atención al contexto cultural y lingüístico de la localidad, región o nacionalidad de los alumnos.

 

Razón esta que ha sido reforzada recientemente con la aprobación del currículum extremeño, en el que «la inclusión del habla extremeña en el currículo rompe el secular desdén hacia este tema», según Rodríguez Pastor.

Deuda de la escuela

Con esta inclusión, la escuela está pagando la deuda histórica que tiene con el extremeño, ya que hasta hace poco la escuela no sólo no ha fomentado los usos dialectales, sino que, en muchos casos, los ha reprimido, alega Pastor que participó en este curso con las ponencias ‘El habla extremeña’ y ‘La literatura de tradición oral: cuentos populares extremeños’. Así uno de los objetivos del curso ha sido «promover un cambio en nuestra conciencia lingüística para que lleguemos a apreciar el habla extremeña como un elemento más de nuestro patrimonio cultural», asevera Rodríguez Pastor. Refranes, cuentos, romances, juegos infantiles..., son algunas manifestaciones literarias de tradición oral ricas en Extremadura, y en ellas hay personajes, historias, ambientes, moralejas..., referencias para Rodríguez Pastor muy bien definidas y que es necesario estudiar porque «comprobamos que nuestros jóvenes no reconocen estos elementos, personajes o situaciones de tradición oral» con lo cual se está perdiendo «el acervo tradicional».

Pastor cree que la escuela juega un papel importante para preservar en el tiempo esta tradición oral ya que «si no grabo o escribo los romances o los cuentos». Aunque también es optimista y cree que está aumentando el número de docentes que están inculcando entre sus alumnos este rico patrimonio. La escuela es un lugar idóneo para el alumna participe activamente en la recuperación de estos materiales populares, «los transcribe, los ordena, los ponen en común con sus compañeros durante la clase, los estudia y elabora el trabajo con interés porque es algo suyo, que le pertenece porque son sus raíces». El curso celebrado en el CPR de Talarrubias contó con la participación de Begoña Sánchez Laiseca, que hizo una propuesta en prosa de animación y comprensión lectora con ‘Soplan cuentos y arman vientos’; Enrique Barcia Mendo con ‘Por los senderos de la tradición oral: cuentos, leyendas, romances y otros materiales de lectura’; Francisco López blanco, que hablo sobre la literatura extremeña en las aulas y de materiales interactivos para enseñar literatura; y, Manuel Lozano Lozano, con la ponencia ‘Romances tradicionales’.

'La cigueña y el zorro'

«Convidó un vez una cigüeña a una zorra a comé, y la convidó en una arcuza ¡Coño!, la zorra empezó a lambé, y la cigüeña se jartó y la zorra no probó ningún bocao. Pues na, después la convidó la zorra a la cigüeña, y la convidó en un plato yano. ¡Coño!, en dos minutos se comió la zorra to, y la cigüeña se quedó sin comé. Total que dice la cigüeña: -pos mira, zorra, me han convidao a una boda en el cielo. Si quieres vamos ayí. -Pero, yo, ¡cómo voy a ir? -¡Coño!, te monto en mis salas y te yevo parriba. Total que la montó y se la yevó lejos. Cuando iba mu alta, por ahi por las nubes, dio media vuelta, ¡pum!, y la zorra se vino pabajo. Cuando venía pabajo, se ponía, dice: -Juye risco, que te estripo; juye peñasco, que te mato. Si de esta escapo y no muero, no quiero más bodas en el cielo».

(Narrado por Álvaro Guareño, Fuentes de León, Badajoz, marzo de 1989. Recogido por Ángel J. Guareño, alumno de 2º de BUP del Instituto de Enseñanza Secundaria ‘Eugenio Hermoso’ de Fregenal de la Sierra. Publicado en ‘Cuentos extremeños y andaluces’, 1990). .

La Gaceta Extremeña de la Educación nº 69 - Enero 2003